Aspectos Laborales

ERTE

El ERTE, expediente de regulación temporal de empleo, se encuentra legislado en el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores y autoriza a la empresa a suspender temporalmente los contratos de trabajo o reducir la jornada laboral por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, o derivadas de fuerza mayor

Causas

Además de las causas generales de naturaleza económica, técnicas, organizativas o de producción, el confinamiento y la prohibición o restricción de desarrollo de actividades establecido por el Gobierno, la clausura de locales, cuarentenas y el contagio dentro de la plantilla facultan como causa de fuerza mayor.

El RD 463/2020, de 14 de marzo, al declarar el estado de alarma, y después el RD-Ley 8/2020, de 17 de marzo establecen que la pérdida de actividad directamente asociada al estado de alarma o resultante como consecuencia del Covid-19 tendrán la consideración de fuerza mayor con las consecuencias que se derivan del artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores: causa de fuerza mayor temporal como habilitante del ERTE suspensivo.

Se ha incorporado la posibilidad de que la fuerza mayor sea parcial. En este sentido, puede ésta no extenderse a toda la plantilla, respecto de aquellas empresas que desarrollan actividades consideradas esenciales durante esta crisis, concurriendo la causa obstativa descrita en el artículo 22 en la parte de actividad o en la parte de la plantilla no afectada por dicho carácter esencial.

EFECTOS

El ERTE no es aplicable a situaciones estructurales, notoriamente irreversibles, por ejemplo a una sociedad concursada en fase de liquidativa.

Con carácter general: Hay dos tipos de medidas que el ERTE puede comportar: ERTE de suspensión temporal de la relación contractual con una parte o la totalidad de la plantilla o, en segundo lugar, ERTE por reducción de jornada por disminución de las horas de trabajo de los empleados afectados.

Para el trabajador en ERTE de Reducción de Jornada, el salario y las pagas extraordinarias serán reducidos proporcionalmente. Las vacaciones no se verán afectadas.

En el ERTE de Suspensión del salario se descontarán

Durante el ERTE, el empresario tiene la obligación de mantener al trabajador dado de alta la Seguridad Social. En el ERTE por fuerza mayor, por el coronavirus o el Estado de Alarma, la Tesorería General de la Seguridad Social eximirá a la empresa del pago de su parte en cotizaciones si la empresa cuenta con menos de 50 trabajadores en situación de alta laboral y del 75% si son 50 ó más. Dicha exoneración no tiene efectos para el trabajador, considerándose este período como efectivamente cotizado a todos los efectos.

Los trabajadores tienen derecho a cobrar la prestación por desempleo mientras dure el ERTE, aunque no haya cotizado los 360 días requeridos para ello. El paro lo cobrará mientras dure el ERTE y la base reguladora será el promedio de la base de cotización del afectado en los últimos 180 días.

PROCEDIMIENTO

En el caso de fuerza mayor derivado de la declaración del Estado de Alarma por COVID19 se ha articulado un procedimiento especial.

Debe iniciarse por solicitud de la empresa a la Autoridad laboral compente, acompañando de un informe relativo a la causalidad de la pérdida de actividad como consecuencia del Covid-19 y en su caso, documentación acreditativa de ello. La empresa debe comunicar su solicitud a los trabajadores afectados y trasladar el informe anterior y la documentación a los representantes de los trabajadores.

La Autoridad Laboral resolverá en el plazo de 5 días, previo potestativo informe de la Inspección de Trabajo relativo exclusivamente a la concurrencia de la causa.

La resolución se comunicará a los trabajadores.

En el supuesto de que la autoridad laboral deniegue la solicitud formulada por la empresa, podría iniciar el procedimiento de suspensión de contratos o reducción de jornada por Económicas, Técnicas, Organizativas o de Producción o impugnarla ante la jurisdicción social. La misma posibilidad asiste a los representantes del personal y/o los trabajadores afectados en el caso de que la resolución sea estimatoria.

PERMISO OBLIGATORIO RETRIBUIDO RECUPERABLE

Todos aquellos trabajadores por cuenta ajena que presten servicios en actividades no esenciales, deben acogerse a este permiso desde el 30 de marzo hasta el 9 de abril de 2020, salvo que la empresa no pueda interrumpir la actividad de forma inmediata sin causar un perjuicio irremediable o desproporcionado, en cuyo caso el permiso comienza el día 31 de marzo. Este periodo deberá compensarse antes del comienzo del próximo año 2021, respetando los periodos mínimos de descanso diario y semanal previstos en la ley de 12 horas entre jornada y jornada y 1,5 días semanales y la jornada anual máxima fijada en el convenio colectivo que sea de aplicación.

PROHIBICIÓN DE DESPIDOS POR CAUSAS OBJETIVAS

La fuerza mayor y las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción en las que se amparan las medidas de suspensión de contratos y reducción de jornada previstas en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, no se podrán entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo ni del despido.

PLAN MECUIDA

Las personas trabajadoras por cuenta ajena que acrediten deberes de cuidado respecto del cónyuge o pareja de hecho, así como respecto de los familiares por consanguinidad hasta el segundo grado de la persona trabajadora, tendrán derecho a acceder a una adaptación de su jornada y/o a la reducción de la misma cuando concurran circunstancias excepcionales relacionadas con las actuaciones necesarias para evitar la transmisión comunitaria del COVID-19.

Di NO a las claúsulas abusivas de tu hipoteca

Llámanos: (+34) 91 554 25 17
Visítanos en Madrid: C/ Cristóbal Bordiú, 33